VACACIONES DE JULIO

Viernes 01 de Julio:

Algunos de los integrantes de la expedición quedamos por la mañana para hacer la provisión de víveres, sólo lo esencial, que para nosotros es quilos de comida, mucha carne, cervezas para llenar una piscina y olivas y fuets para reponer fuerzas; vamos lo esencial, un coche cargado hasta los topes solo para cinco días.

A las cuatro de la tarde nos reunimos todos en la sede con los coches ya cargados de material para distribuir la compra y subir hacia Guara, donde Oscar nos espera desde el día anterior.

Después de un par de paradas llegamos a Radiquero, donde está la casa que hemos alquilado, a las diez de la noche. Distribuimos la habitaciones, cenamos y organizamos el material para la actividad del día siguiente.

 

Sábado 02 de Julio:

Nos levantamos a las siete de la mañana, ya que el barranco que vamos a hacer es muy frecuentado por las empresas de aventuras. Después de desayunar y distribuir los coches, ya que vamos a hacer combinación de vehículos, nos dirigimos hacia la presa donde acaba el barranco de Peonera Inferior, es decir el final del los Estrechos del Puntillo, y ahí dejamos un coche. Con el otro subimos a la cabecera de Peonera Inferior, no a los estrechos directamente. Tras una hora más o menos de aproximación entramos en el barranco, esta primera parte es bastante abierta, donde nadamos mucho, y el agua circula muy tranquila. Disfrutamos del paisaje y de la calma que se disfruta, no teníamos ni idea de lo que nos íbamos a encontrar al llegar a los estrechos.

Pues bien, de repente empezamos a ver grupos de gente almorzando y preguntamos a algunos que nos dicen que ahí delante debe de haber un autobús con gente. Llegamos a la entrada a los estrechos, grupos de gente por todas partes, guias con clientes; unos guías muy majos y otros un poco prepotentes. Nos dicen que tenemos que pedir turno, bien yo entiendo que para ellos es su medio de vida pero no hace falta ser tan desagradables con los que van por libre, luego otro guía muy simpático nos lo explica con más calma. Yo no entiendo como no tienen prioridad los que vienen de realizar la parte superior del barranco ya que nosotros ya llevábamos una hora metidos en el agua, luego en la tienda otro guía muy simpático me dice que sí que teníamos prioridad, pero bueno.

Entramos en los Estrechos de Tamara, la verdad es que es la zona más divertida y deportiva del recorrido, pero hay que tener mucho cuidado con el Paso de Anais. Al comienzo hay algún sifón que pasamos, porque vimos como lo hacían los de delante, unos chicos que se conocían el barranco al dedillo. Después de descender un pequeño resalte viene el temido paso de Anaís, aquí decir que yo me lo había estudiado, había visto mil videos, fotos, crónicas… Pues bien, si no me hubieran avisado igual me hubiera acercado a ver que era, porque no me lo esperaba así, es decir que no lo hubiese reconocido a primera vista. Después de esto ya íbamos más relajado, hicimos algún salto, más sifones, un oscuro que luego rapelamos ( todos pasaban por otro sitio donde había un sifón y evitabas el rapel) y enseguida ya habíamos acabado los estrechos.

Paramos a comer un poco y recuperar fuerzas antes del puntillo, de camino al puntillo vimos un rescate en helicóptero en directo, la verdad es que la fuerza de ese aparato sorprende, nunca habíamos tenido uno tan cerca. Y llegamos a la entrada al puntillo, que es un salto de unos cuatro metros, y luego más saltos, alguno la verdad es que impresionaba. Aquí nos encontramos con un hombre de la zona que saltaba desde cualquier sitio, y la gente se picó y empezó a saltar desde donde él. Fué muy divertido.

La parte final del recorrido fué un poco más pesada ya que el agua solo cubría por la rodillas, o los tobillos y había un largo tramo de andar así, hasta llegar a la presa. Por cierto, la típica foto saltando de la presa ya no se puede hacer. Acaban de prohibir el salto. Asique salimos del agua, nos cambiamos de ropa y fuimos a por los coches de la cabecera. Y de ahí a casa.

Un gran día.

Domingo 03 de Julio:

Después del día de ayer hoy nos proponemos un barranco cortito ya que hay gente que se resiente del cansancio. Por eso hoy vamos a hacer Oscuros del Balcez, un barranco muy cortito pero al que algunos le tenemos especial cariño, y que no es demasiado turístico, porque la aproximación es larga y el retorno es de pendiente bastante pronunciada.

Hoy nos hemos despertado a las 8:00 para descansar un poco más. Esta vez no hay combinación de vehículos, así que cogemos tres coches y nos vamos al parking del barranco, cuando llegamos solo hay un par de coches y dos que vienen detrás de nosotros, que son los chicos que ayer llevábamos delante y aprovechamos para darles las gracias por las indicaciones en los Estrechos de Tamara.

La aproximación se hace más dura por el calor que por el recorrido en sí. Descendemos la última pedrera y accedemos a la cabecera del barranco donde nos equipamos. Al llegar al primer rapel, que se puede rapelar o hacer tobogán, nosotros hacemos el tobogán y nos encontramos un  tapón con un grupo de franceses, así que decidimos tomarnoslo con calma, darles espacio para no ir pegados todo el recorrido.

Es un barranco muy disfrutón, nos metemos por todos los huecos que vemos, hacemos sifones, saltos y algún rapel, La parte oscura, donde el barranco estrecha es espectacular. Llegamos a un sitio donde ensancha y hay más profundidad así que nos entretenemos en saltar numerosas veces, cada vez de más alto. Aprovechamos para comer y continuar. Una vez finalizado el barranco nos des equipamos con calma y empezamos el retorno, dado que son las cuatro de la tarde el sol abrasa, asique cada uno a su ritmo y sin pérdida, para arriba. Los que ya conocemos el barranco nos esperamos en el desvío final, donde hay que salirse del camino para acortar por un barranco que viene de donde están los coches.

Como siempre con este barranco increíble, no defrauda.

Como el barranco ha sido breve, después de comer y descansar un rato, nos acercamos a Alquézar para hacer la Ruta de las Pasarelas del Vero.

“El recorrido senderista parte de la Plaza Mayor de Alquézar. Debemos dirigirnos a la calle que lleva a la Colegiata y descender por la rampa de piedra existente en el primer desvío izquierdo. En este punto puede verse una indicación hacia las Pasarelas del Vero.

La Ruta de las Pasarelas permite admirar la belleza del último tramo del cañón del río Vero. Es aquí donde se da una combinación perfecta entre la roca, el agua y la huella dejada por el hombre en su afán por aprovechar la fuerza de las aguas de este río. Las espectaculares pasarelas, que no ofrecen peligro alguno, permiten un primer acercamiento a este singular enclave natural de Alquézar.

Pronto, encontramos las primeras pasarelas de madera que bajan encajonadas entre la Peña Castibián, a la izquierda, y los Muros de la Colegiata, a la derecha. Un total de siete tramos de pasarelas facilitan el descenso hasta el Vero. Durante el recorrido es posible disfrutar de la belleza del Barranco de la Fuente, caracterizado por sus numerosos covachos y una vegetación adaptada a la humedad y frescura propia de estas gargantas.

El camino prosigue río abajo, a través de una espectacular pasarela metálica instalada en la pared rocosa. Más tarde encontraremos la vieja presa y, tras recorrer un nuevo tramo de pasarelas metálicas, la antigua central hidroeléctrica de Alquézar. Una badina de un profundo azul turquesa invita al baño y al descanso.

Desde aquí, el camino se aparta del río para serpentear entre antiguos olivares hasta dar con el camino que lleva al pueblo de Alquézar.”

 

Una ruta a pie, de un encanto paisajístico increíble. Un recorrido de poco más de hora y media o dos si haces muchas fotos, con un desnivel muy suave y con unas vistas increíbles. Parte del recorrido transcurre por unas pasarelas, construidas sobre una antigua acequia, donde la montaña pasa sobre las pasarelas, dando una sensación increíble.

Lunes 04 de Julio:

La noche anterior después de las pasarelas estuvimos tomando una cerveza con Alex, un antiguo compañero del club que trabaja como guía de barrancos en Guara, y le comentamos que la intención para hoy era hacer El Formiga y El Gorgonchón, y nos recomendó empezar por el Gorgonchón para que los grupos de empresas de aventuras hubiesen acabado el Formiga para cuando llegáramos nosotros, y así lo hicimos.

Con esta programación nos dirigimos al Gorgonchón, asique dejamos los coches y nos aproximamos a la cabecera, esta aproximación la realizamos todos aunque algunos no se iban a meter en el barranco, pero aprovecharon para bañarse y tomar el sol, ya que es un barranco muy corto.

Este barranco tiene un recorrido de escasos 500m pero muy intensos, ya que es muy estrecho y el agua lleva mucha fuerza. El barranco únicamente consta de dos rápeles, en el primero tuvimos un pequeño susto con Miriam, pero se solucionó sin problemas, advertencia, no saltar ni de medio metro. Pero la dificultad reside en el segundo cuya aproximación se hace por un pasamanos muy resbaladizo para evitar el sifón de debajo de la cascada. Nosotros por precaución no bajamos ese rapel en vertical, sino que en oposición nos alejamos un poco más hasta un tronco que hay encajado entre las paredes, a una altura de medio metro del agua, y desde ahí montamos un guiado para los que venían detrás para evitar la estrechez del fondo. Momentos de tensión, gente que no puede soltar los cabos… vamos lo normal. Una vez superado este tramo ya nos relajamos y a disfrutar de lo que queda de barranco. Las formaciones son preciosas, ya que se cierra tanto que en algún tramo llega a parecer una cueva. Y enseguida llegamos al pequeño sifón, que en este caso, como el caudal no es muy alto se puede pasar sin llegar a sifonar, y ahí está el final del barranco.

Ya solo queda el retorno, siguiendo los restos de una antigua acequia y unas pasarelas hasta reunirnos con el resto que esperan arriba.

Una vez hemos comido y repuesto fuerzas nos dirigimos a los coches para ir al Formiga, pero Miriam se tuerce un pie y se hace un esguince, como llevamos botiquín y enfermeras en el grupo, se lo vendamos y le dimos antiinflamatorios, la verdad es que se portó como una campeona, porque hizo el retorno ella sola pese a que le dolía bastante.

Llegamos al parquin del Formiga. Cargamos las sacas, vamos escasos de agua para beber,  pero bueno. Miriam se va a tomar algo a un bar de algún pueblo cercano.

El resto comenzamos la aproximación, la verdad es que vamos solos, lo de empezar el barranco tarde ha sido un acierto. Una vez finalizado el ascenso de la aproximación llegamos a una zona llana donde parece que  hay ganado ( o al menos su olor y sus excrementos ) y ahí nos ponemos los arneses, ya que después van las cadenas y el rapel, y ahí no hay tanto espacio para equiparse.

Una vez llegamos al barranco nos ponemos los neoprenos y los arneses de nuevo. Y comienza la diversión. Toboganes, rápeles, algún saltito, el “ chochito de la LOLA”, el barranco tiene tres rapeles de siete metros, el primero no lo saltamos ya que cubre muy poco, sobre un metro veinte; el segundo rapel hicimos un tobogán por la derecha, según desciendes el caudal; y el tercer rapel de siete metros ¡Ese sí que lo saltamos! Después van algunos saltos más y enseguida se acaba el barranco. Se nos ha hecho corto. Llegamos al final a des equipamos y algunos aprovechan un par de saltos que hay ahí, desde el camino a la poza y desde el otro lado.

 

Martes 05 de Julio:

Nuestra intención para el día de hoy era hacer Gorgas Negras pero por la noche ha caído una tormenta bastante fuerte y nos hemos replanteado la actividad, ya que no queríamos hacer tres horas de aproximación para llegar a cabecera y que el barranco fuera en carga y no poder hacerlo. Luego por la noche Alex nos dijo que no iba pasado de caudal, pero como no lo sabíamos, preferimos no arriesgar. Por ello hicimos un cambio de planes, y hoy vamos a hacer el Barranco de Basender.

La elección de este barranco es porque lo habíamos visto en alguna revista y como era seco no lo incluimos en la programación. Fué toda una sorpresa, un verdadero vergel dentro de un barranco sin demasiada dificultad técnica y que te trasladaba a otro sitio, no hacía calor allí dentro, tampoco había ruido, ni aglomeración de barranquistas, solo algún pequeño grupo de franceses.

Un barranco con algunos rápeles, el más largo debería tener unos 14m (el libro dice 10m pero nosotros consumimos una cuerda de 30m casi entera). Al acabar el barranco, que finaliza en el Vero, aprovechamos para comer y alguno valientes incluso para darse un baño. El camino de retorno es un regalo para la vista, dentro del cañón del vero donde vas cogiendo altura y donde pudimos disfrutar desde muy cerca de una pareja de buitres descansando en una repisa

Miércoles 06 de Julio:

Hasta aquí los barrancos. Hoy algunos de nosotros nos trasladamos a Cantabria para hacer espeleología y otros se vuelven a Valencia a descansar. Recogemos el material, con cuidado de no dejarnos nada, cargamos los coches y con mucha pena abandonamos Guara.

De camino a Cantabria nos reunimos con César y Bea que se incorporan ahora a las vacaciones.

Llegamos por la tarde a Entrambasaguas, que es donde tenemos la casa, y dedicamos el día a elaborar menús para hacer la compra, a organizar el material y la casa, y a ir a comprar.

 

Jueves 07 de Julio:

Los barrancos ya han quedado atrás, y da comienzo la parte espeleológica de las vacaciones.

Hoy toca adentrarnos en el Sistema de la Gandara. Se trata de un sistema que consta de más de 150 km de recorrido, pero nosotros sólo vamos a hacer una pequeña parte. concretamente hasta la cascada de la Sala del Angel.

El acceso a la cueva es por una pequeña boca con un gran chorro de aire que sale del interior de la cueva. Una vez dentro descendemos por una sala en rampa y llegamos al Pozo del Osos que pasaremos gracias a un pasamanos. Recorremos la Galería Des Alizes y la Sale del Fisc, este último tiene unas bonitas formaciones.

Pasamos el LAminador Delator, que pese a ser muy largo, ya que tiene unos 500 m de recorrido, se pasa la gran mayoría del tiempo estilo gorila, es decir que no vas reptando todo el rato.

Pasamos junto a la antigua entrada a al sistema, La Torca de la Sima y llegamos a la Fractura Meandriza, donde nos arrastramos en algún punto, justo antes de llegar al pozo de 40 m. Este pozo se nota que está reinstalado de hace poco, hay dos instalaciones, una que son unos spits por la parte de arriba del pozo, donde se monta un pasamanos y luego el pozo que tiene un fraccionamiento desde el pasamanos a la cabecera q se accede por la instalación de abajo (en mi opinión más incómoda de montar ya que los químicos están muy altos), otro fraccionamiento a una repisa a mitad del pozo y el último que te deja en la vertical del segundo tramo del pozo.

Desde aquí empezamos a utilizar unas cuerdas que hay instaladas en fijo para salvar algunos resaltes que nos conducirán hasta la Sala del Ángel, una sala muy grande y con mucha humedad, las cuerdas están mojadas y la iluminación lo alcanza al final de la sala debido a la humedad. Escuchamos la cascada todo el tiempo, pero hasta que no llegamos justo enfrente no alcanzamos a verla. Al final de esta sala hay un rincón realmente especial, con unas formaciones espectaculares. Desde aquí decidimos regresar.

 

 

Viernes 08 de Julio:

Hoy nos hemos levantado a las siete de la mañana para ir a hacer el rapel del Nervión. Un salto espectacular con un total de 220 m en vertical, que se divide en una primera parte donde bajamos unos 20 m en unos tres fraccionamientos, otro rapel de 140 m y uno final de 60 m. Esta salida la hemos estudiado en numerosas ocasiones, la combinación de las cuerdas, quien se queda en cada instalación por si hay un problema y hay que dar cuerda a alguien, cómo se va a montar, como portear todo el material.

La primera sorpresa desagradable fue la meteorología, nos salió una niebla que no permitía ver más allá de unos 20 metros, de modo que en el rapel de 140m había un momento donde la persona en instalación no veía al que bajaba, pero el que estaba bajo tampoco veía al compañero, y menos mal que llevábamos walkies para comunicarnos los que estábamos en la diferentes reuniones.

Segunda sorpresa desagradable, la instalación del último rápel, de 60 m daba pena. Un pasamano cogido de un parabolt oxidado y la cabecera con otro parabolt oxidado y un spit, este en buenas condiciones, pero con el maillot oxidado. Sustituimos el maillot por uno nuevo y decidimos reasegurar con una cuerda de 10 m que cogimos a un puente de rosa y al pasamanos, por si saltaba el spit.

Una vez nos reunimos todos abajo, recuperamos la cuerda del rapel de 60m y comenzamos el retorno, que transcurre por un barranco muy verde, pero muy resbaladizo, no se exactamente cuanto nos costó, la verdad es que a  mi me pareció largo, pero porque no me lo esperaba, además íbamos cargado con dos cuerdas de 100m y los equipos personales de todos con suficiente material para resolver contratiempos, vamos que las mochilas pesaban bastante. Pero aún así el retorno fué muy bonito. Una vez llegamos al bar que hay al final del camino, tomamos unas cervezas y volvimos a subir para recuperar la cuerda de 200 m que habíamos instalado en fijo y la de 60 m con la que habíamos montado el primer tramo de 20 m.

Llegamos a Entrambasaguas sobre las diez de la noche, donde nos estaba esperando Juan para unirse a nosotros el fin de semana.

Sábado 09 de Julio y Domingo 10 de Julio:

Hoy nos toca la Travesía de Tibia-Fresca, nos levantamos a las 8 de la mañana, deberíamos haber madrugado mucho más. Esta actividad también la preparamos con mucha dedicación, la llevábamos muy documentada y aún así tuvimos sorpresas. Sobre las once y media de la mañana y tras haber preparado la combinación de coches empezamos la aproximación, que nos contó sobre hora y media, durante toda la aproximación nos acompañó Pepe, un mastín al que nosotros bautizamos, se conocía el camino mejor que nosotros, es más a veces nos salíamos de la senda y el continuaba hasta que nos volvíamos a encontrar. Una vez el la cueva comimos todos, incluido Pepe. Y empezamos la travesía.

Primer momento de tensión en el pozo de 85m. Llega el momento de recoger cuerda y Andi es el encargado de hacerlo desde la reunión intermedia y de repente desde abajo oímos una explosión. El susto fue tal que ni gritamos, pensamos de todo, desde que había reventado una batería de litio del frontal hasta ni se sabe, además cayeron como unos papeles o fibras, nadie respiró hasta que Andi, que no se había enterado de nada, dijo que estaba bien. Exactamente no sabemos qué pasó pero la teoría que toma fuerza es que al caer la cuerda arrastró una laja de piedra y eso fué lo que provocó ese ruido, pero no vimos la piedra ni restos, y la cuerda tenía la punta toda deshilachada, como si se hubiera partido un trozo, de esto no nos dimo cuenta hasta el otro pozo de 85 m.

La cueva continúa por el meandro, algo incómodo pero a mi parecer muy bonito y divertido. Más pozos y al fin la temida gatera. El primero en pasar es Santi y después César, que se queda encajado mientras el resto nos ponemos nerviosos en la espera, después pasa Juani y ahora me toca a mi, que entre que no me gustan las gateras, y que César lo había pasado mal me entró ansiedad, pero Andi me tranquilizó y con mucha paciencia y las indicaciones de Santi para la salida, la pasé sin serias dificultades. Realmente el problema de esa gatera es la saca, pero a toro pasado, no tan estrecha, para los que somos de Valencia, la del Ample es peor; pero en estos sitio es muy importante que los que pasan mantengan la calma y no griten demasiado sino los que están fuera se desesperan.

Después de la gatera el pozo del péndulo de 36, muy interesante. Más pozos, y el segundo de 85 m, Al ver el estado de la cuerda no estábamos seguros de que llegara, porque no sabíamos si se había cortado, pero al final sin problemas.

Al fin llegamos al Río de Tibia, esta parte de la cueva es más relajada, hay algún meandro, alguna marmita que hay que pasar en oposición y que tienen pasamanos quitamiedos,y un par de pozos ascendentes el E15 y el E10 en resumen una zona bonita donde además aprovechamos para reponer agua y potabilizarla, menos mal que Juan llevaba pastillas potabilizadoras. A estas alturas vamos muy preocupados por la hora ya que fuera yo había dicho a Jose que a las seis de la mañana si no tenía noticias llamase al 112 y era probable que no llegásemos a tiempo.

Una vez en los Parisinos nos concentramos mucho en no perdernos ya que el cansancio ya hacía mella y no podíamos equivocarnos y perder energías. La verdad es que los parisinos fue una zona muy divertida con trepadas y subidas y bajadas. Solo tuvimos dudas en un punto donde había marcas por todas partes, pero al final salimos de allí sin problemas, y por fin en Fresca. Ya era cuestión de tiempo. Se habían acabado los pozos y las zonas laberínticas.

Fresca como final de fiesta no tiene desperdicio, los pasamanos situados sobre los pozos son increíbles, muy aéreos y entretenidos, las rampas ascendentes muy resbaladizas pero tienen escalones es su parte izquierda, aunque algunos por el cansancio no los vieron y subieron a gatas, jijij.

Al fin llegamos al laminador final donde soplaba mucho aire y al fin fuera, son las seis y media pero no tenemos móviles para llamar.

Hacemo la senda de retorno y cogemos corriendo uno de los coches para ir al parking donde hay cobertura y llamar. Son las ocho menos diez. Menos mal que aún no habían llamado al 112.

Recogemos los coches y mientras organizamos las cosas Pepe viene a saludarnos.

Un coche se vuelve ya al apartamento y el otro va a por los que faltan que se han quedado en el primer parking, el del retorno.

Aquí mencionar el aguante de los conductores, porque el resto aunque lo intentamos de todas las formas posibles y con todas las energías que nos quedaban no pudimos mantenernos despiertos.

A las diez y media al fin en casa, desayunamos un guisado de pollo y magro que habíamos dejado preparado, nos dimos una ducha, un sueñecito y por la tarde a visitar el faro de Santander.

 

 

Lunes 11 de Julio:

Hoy toca la joya de la corona, una de esas cuevas que crean afición, Cuevamur. Esta cueva algunos ya la habíamos hecho pero no nos cansamos de repetirla. Tiene de todo un rapel de unos 40m que no hay que remontar, porque la última parte es circular y pasas por la cabecera de la cuerda al volver y ahí la recoges, también tiene algún pequeño pasamanos, u laminador de los de arrastrarse que no es muy largo, unos 150m y una gatera, que si pasa las sacas con un cordino la gatera no tiene dificultad.

Y lo más espectacular de esta cueva son las numerosas formaciones, que están por todas partes, sobre todo después de la gatera, y que en esta zona está plagado de excéntricas, pero no algunas aisladas sino una verdadera maraña de formaciones. En mi opinión es una visita obligada si vas allí a hacer cuevas.

Además la aproximación y el retorno son muy suaves y cortos, te puedes equipar en el coche y la boca de la cueva es increíblemente grande.

Martes 12 de Julio:

Día dedicado a las visitas turísticas. Fuimos a Santander a visitar el Palacio de la Almudena. También visitamos la Iglesia fuimos a degustar la gastronomía de la zona, jijiji. Vamos que comimos como reyes en un restaurante de Santander. Dimos una vuelta por el paseo marítimo y a casa a recoger todo lo que teníamos en la casa, a poner lavadoras y a quitar el barro de los monos, las rodilleras y las sacas.

 

Miércoles 13 de Julio:

Con toda la pena del mundo nos toca volver a Valencia y abandonar Cantabria, con sus excelentes temperaturas, donde no habíamos subido de los 25 grados ningún día, donde por las noches había que taparse con una colcha y sobre todo donde lo hemos pasado tan bien y hemos disfrutado tantísimo de su subsuelo.

 

Definitivamente ¡VOLVEREMOS!

 

Curso Interno de Aguas Vivas

El próximo jueves 7 de abril hemos preparado un Curso Interno sobre aguas vivas.
El verano y el buen tiempo (casi) nos obliga a realizar barranquismo y es necesario aprender a observar el medio, leer el agua y cómo funciona, así como conocer todas las técnicas de progresión y rescate.
Seguro será un curso muy interesante e importante para tod@s l@s soci@s del club.IMG-20160406-WA0004

20151230_131101

León Dormido

30 de Diciembre 20015. Ferrata del León Dormido.
Hoy nos dirigimos a la ferrata del León Dormido, en Polop. Nos vamos para allá Luis, Juan, Ángel y Míriam. Antes de empezar la subida almorzamos en un bar a la entrada del pueblo. Allí nos reunimos con Iván, que ha salido de ruta con la moto. Después de almorzar nos despedimos en busca de emociones: nosotros en las alturas, Iván en la carretera.
Dejamos el coche en el aparcamiento al lado de un depósito. Desde ahí se ven unos carteles indicadores y en el sendero se pueden ver ya las señales hacia la ferrata.
El día no puede ser mejor y la compañía tampoco! Desde abajo la vista de la pared es imponente y ya vemos gente ascendiendo por la “pequeña” cresta.
¡Nos toca! La subida es cómoda, hay bastantes grapas y vamos ganando altura… Las vistas desde aquí son impresionantes: la espectacular cresta de Bernia, el Peñón de Ifac y la costa.
Al acabar la ferrata vamos por un sendero hacia los rápeles de 25 y 35 metros que están señalizados. Nosotros llevábamos una cuerda de 70 metros y bajamos en doble.
Volvemos al coche y ya en el pueblo descubrimos la Plaza de los Chorros, ¡con sus 221 caños! No parecían tantos…
Regresamos a casa ¡ha sido un día genial!

Miriam

20151230_115525 20151230_131101 20151230_131144 20151230_131323 20151230_131501-1 20151230_131514 20151230_131514-1 20151230_133205 20151230_133205-1 20151230_133219 20151230_133238-1 20151230_133249-1 20151230_134010-1 20151230_134043 20151230_134043-1 20151230_134043-1-1 20151230_134043-3-1 20151230_134057-1 20151230_134113 20151230_134113-1 20151230_134149 20151230_134149-1 20151230_134200 20151230_134200-1 20151230_135508 20151230_135508-1 20151230_135542 20151230_135542-1 20151230_135542-2 20151230_135556-1 20151230_135709 20151230_135729 20151230_135729-1 20151230_135758-1-1 20151230_135758-2 20151230_135810-2 20151230_135837-1 20151230_141417 20151230_141547 20151230_141547-1 20151230_141547-1-1 20151230_141600 20151230_141600-2 20151230_141741 20151230_141845-1 20151230_141845-2 20151230_143354-1-1 20151230_143450-1 20151230_143450-1-1 20151230_143459-1 20151230_143517 20151230_143517-1 20151230_143517-2 20151230_143541 20151230_143541-1 20151230_143541-1-1 20151230_163004 20151230_174514-1

Barrancos Peñas Albas

Hoy, día de elecciones nos hemos dado el gustazo de salir de Barrancos..asi desconectamos de todo estrés politico :)..jejeje

Pues nos hemos decidido ir a descender el barranco seco de Peñas Alba, en Chiva…así prontito en casa. Como siempre quedamos en nuestra sede, a eso de las 08:00h, desayunamos, preparamos material y a los coches. Después de 45 minutos de pateo cuesta arriba, llegamos  a la cabecera; 2 horas de descenso y 30 minuto de regreso a los vehículos.

 

                               DATOS DEL BARRANCO:
Provincia: VALENCIA
Acceso desde: CHIVA
Altura de rápel mas largo: 28 metros
Información del caudal: pozas de agua salvables
Combinación de vehículos: Se puede hacer andando, con una caminata de 1 hora cuesta arriba, aconsejo combinación de vehículos todo terreno
Material necesario: 2 x 30
Neopreno: no hace falta
Material de instalación: Aconsejable llevar material de instalación de repuesto
Epoca: todo el año
Observaciones: al bajar el primer rapel balancearse para no caer en los zarzales.
Aproximación: Desde chiva cogemos la carretera vv 6301 que sale desde la estación del tren paralela a las vías, dirección Gestalgar . en el km 2,5 después de un puente de piedra os encontrareis con un cruce, cogéis dirección izquierda (fuentes unbria y enebro) , seguís durante 1 km y os encontrareis un desvío hacia LA IZQUIERDA dirección peñas albas/brihuela (el cartel es pequeño).  Sin dejar este camino llegareis a la antigua cantera de peñas albas,aquí dejaremos el 1º coche, y si lo quieres hacer caminando también dejaremos el 1º coche . Antes de llegar a la cantera viereis un camino con una señal que te indica camino del coto, cogemos este camino y subimos hasta encontrarnos a la izquierda con una caseta derrumbada con pinos. Dejaremos el 2º coche en la caseta y al otro lado del camino veremos una senda que llega hasta una siembra, poco antes de llegar a la siembra sale una senda hacia la derecha bajando hasta el principio del barranco.
Retorno: seguir el barranco hasta salir del cañon y salir hacia la izquierda buscando la cantera.tiempo aproximado 10 minutos
Horario de aproximación: desde el 2º coche 5minutos
Horario de descenso: aproximadamente 2 horas
Horario de retorno: 10 minutos
Escapes: Sin datos
Descripción: Es un barranco corto y facil.

                                                              TOPO

barranco_de_penas_albas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG-20151220-WA0015 IMG-20151220-WA0016 IMG-20151220-WA0017 IMG-20151220-WA0018 IMG-20151220-WA0019 IMG-20151220-WA0020 IMG-20151220-WA0021 IMG-20151220-WA0022 IMG-20151220-WA0023

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Abrir el maillon del arnés

Algo que suele pasar con los maillones antiguos!!!!!, para solucionarlo…leer el siguiente articulo:

 

Cuando queremos quitarnos el arnés, y el maillon que lo cierra se haya endurecido y no pueda abrirse, bien por falta de fuerza en los dedos o por tener las manos resbaladizas, y no tenemos a mano una llave inglesa para hacer girar la tuerca, podéis usar como una llave el descendedor Stop. Solo hay que sacar el Stop del maillon, y utilizar la punta como llave, ya que tiene la misma métrica que la tuerca del maillón.

 

MIGUEL

Pedaleta Imperdible

Truco para no perder la pedaleta

¿Se te escapa la pedaleta del pie? ¿te cuesta meter el pie dentro del estribo sin ayuda de tus manos?… Todo eso puede terminar si sujetas la pedaleta a tu pierna: Con una cintas ó gomas en el tobillo y pantorrilla y otra en el muslo, fijarás la pedaleta a tu pierna…

En el grafico la cinta del muslo ha sido sustituida por una rodillera. Cuando necesites subir, solo tienes que mosquetonar la pedaleta al bloqueador de puño, y olvidarte del estribo.

 

 

pedalfijo

 

 

 

 

 

 

Mantener limpio el carburero.

 

Que limpio y fácil es meter piedras de carburo en la carburera, y que desagradable es limpiarlo horas después!!.

 

 

 

Si quieres ahorrarte esta tarea no tienes mas que introducir las piedras en un calcetín y luego meter esta “bolsa” dentro del depósito.El carburo se disolverá dentro de la tela, y a través de esta pasará el acetileno, pero la ceniza resultante quedará dentro del la bolsa/calcentín, sin manchar el depósito de la carburera.Consejo: utiliza un calcetín del tipo “ejecutivo” son resisitentes y no fallan nunca!

                        MIGUEL

 

Mosquetón de freno

Una de las preocupaciones que tenemos cuando solemos realizar descensos por los pozos en simas o cuevas, es la de tener  mucho cuidado de que no se atascara el mosqueton de roce con la punta del STOP.  Si el mosquetón de hierro es demasiado grande, podemos tener ese problemilla….y ¿como los fabricantes de material de montaña lo han solucionado?… pues de las siguientes maneras:

 

1- Fabricando el mosquetón  FREINO TWIST, de la casa PETZL, con u precio de unos 34€ mas o menos.

 010414_MOSQUETON_FREINO

2- Fabricando el mosquetón de freno ” Handy – Raumer”, de la casa Raumer, con un precio aprox de unos 20€

rauner

….los que no disponemos de mucho dinero para invertir en nuestro equipo personal..siempre podemos usar el mosqueton de roce de toda la vida….el de 4€

 

conector-de-seguridad-hierro-prudencia

 Otra solucion es la siguiente:

Mosquetón de roce a mosquetón del STOP…..muy usado entre los veteranos de la Espeleo!!

stop1

 

                                                                                 Miguel

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies